Rapa Nui: ¿Soberbia, estafa histórica hasta un genocidio anunciado?

José Venturelli

Las ganancias no quedan allí sino que van a bolsillos de WB y de las coimas que pagaban a los administradores chilenos. En una promesa como las que conocemos con el pueblo mapuche, esas tierras fueron divididas y repartidas hace más de 11 años y debían ser devueltas. El fisco chileno, siempre el “intermediario para la usurpación” se ha negado a hacerlo. Generosamente, sin reconocer la estafa social, el Estado chileno, hacia la década del 60 había dado “alma chilena plena” a los pascuenses… es decir, la “nacionalidad total”: que implica perder su condición de pueblo indígena y, con ello, sus demandas históricas. Es esa maldición que Chile quiere darle a los pueblos indígenas para mantenerlos en una supuesta igualdad que saben mantener con la represión… última y definitiva expresión de la usurpación y del racismo de la clase pseudo superior chilena.

Rapa Nui: ¿Soberbia, estafa histórica hasta un genocidio anunciado?

José Venturelli  (Tomado de El Clarín)

La soberbia del Estado chileno, en su afán de creerse país “superior”, cuando recién “ganaba” la Guerra del Pacífico para beneficio de Inglaterra, mandó una fragata -no a comprar, como pretenden algunos historiadores justificadores de los abusos de la historia- sino a anexarse la Isla Rapa Nui, en 1888. Luego dividen la isla y ponen a vivir al pueblo rapanui en un rincón y el resto lo aíslan con muros que no permiten acceso al pueblo local a sus tierras. Las tierras son “arrendadas” a la empresa Williamson Balfour para que críe ovejas y destruya el resto de los árboles.

Las ganancias no quedan allí sino que van a bolsillos de WB y de las coimas que pagaban a los administradores chilenos. En una promesa como las que conocemos con el pueblo mapuche, esas tierras fueron divididas y repartidas hace más de 11 años y debían ser devueltas. El fisco chileno, siempre el “intermediario para la usurpación” se ha negado a hacerlo. Generosamente, sin reconocer la estafa social, el Estado chileno, hacia la década del 60 había dado “alma chilena plena” a los pascuenses… es decir, la “nacionalidad total”: que implica perder su condición de pueblo indígena y, con ello, sus demandas históricas. Es esa maldición que Chile quiere darle a los pueblos indígenas para mantenerlos en una supuesta igualdad que saben mantener con la represión… última y definitiva expresión de la usurpación y del racismo de la clase pseudo superior chilena.

El gobierno invoca razones de Estado y se niega a hacer lo único honrado: entregar las tierras y permitir el desarrollo del pueblo Rapa Nui como ellos lo entiendan. Quizás, en alguna cooperación si les quedan ganas de volver a confiar en quienes los han marginado. Pocas posibilidades de que ocurra: hablan de independencia… Por ello, este actuar con saña, con las fuerzas del GOPE (esta enfermedad imperial y contra todos los que tengan demandas legítimas) aleja las posibilidades de solución fraternal.

Los parlamentarios deben aprender a hablar claro: No se trata sólo de “no militarizar” el problema: Hay que aplicar el Convenio 169 de la OIT y reconocer las demandas, resolviéndolas y reparando el daño. ¿Pueden hacerlo en números significativos y salirse de los arreglos históricos en que muchos se esconden?

Con esta actitud de matonaje del gobierno, perdemos la posibilidad de tener un pueblo hermano… ¿Hasta cuando los negocios y los abusos siguen poniéndose por encima de los derechos de los pueblos? El pueblo Rapanui al Estado chileno le dice ¡FUERA! y, si no sabemos sino mentir, reprimir, y volver a mentir para reprimir y robar, entonces, lo que debemos hacer es dejar la isla a su pueblo. Los errores tienen su precio, incluso para empresarios y seudo aristócratas “emprendedores” e inmorales. Es como comprar lo robado en Tantauco (Chiloé) y pretender, con el silencio y la represión, mantenerlo de forma francamente inmoral. Mandar las Ninjas del GOPE a cualquier lugar de lo que son las fronteras administrativas de este país, sea que hay trabajadores, mineros, indígenas de los distintos pueblos que las habitan, Rapa Nui incluida, es un acto de lesa humanidad. Va a traer más vergüenza que la que se creen estos colonizadores absurdos y retrógrados de un paisito todavía de mentiras.

Para mayor discusión histórico-política, de dos no-historiadores, leer en El Clarín (9 de agosto de 2010),

a) Alonso Barros, abogado, “Rapa Nui: Crónica de un genocidio anunciado”. http://www.elclarin.cl/index.php?option=com_content&task=view&id=22002&Itemid=48&joscclean=1&comment_id=15062

b) J. Venturelli: Los pueblos indígenas y los poderosos neo-colonizadores http://www.elclarin.cl/index.php?option=com_content&task=view&id=22003&Itemid=7532
Dr. José Venturelli

Vocero, Secretariado Europeo de la Comisión Ética Contra la Tortura

Be Sociable, Share!

the attachments to this post:


coco1


Comments are closed.

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin