Para “salvar la imagen” de la USAID, Obama escoge un experto en engaño

JEAN-GUY ALLARD

Si al designar a Mark Feierstein como nuevo administrador adjunto para América Latina y el Caribe de la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID), el presidente norteamericano Barack Obama quiso mejorar la imagen de esta desprestigiada organización, se pegó un tiro en el pie. El ex funcionario federal es un especialista de la desinformación, cuyo pedigrí tiene el olor sulfuroso de la Inteligencia imperial.

Para “salvar la imagen” de la USAID, Obama escoge un experto en engaño

JEAN-GUY ALLARD (Tomado del Granma)

Si al designar a Mark Feierstein como nuevo administrador adjunto para América Latina y el Caribe de la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID), el presidente norteamericano Barack Obama quiso mejorar la imagen de esta desprestigiada organización, se pegó un tiro en el pie. El ex funcionario federal es un especialista de la desinformación, cuyo pedigrí tiene el olor sulfuroso de la Inteligencia imperial.

El carácter dudoso de la candidatura de Feierstein fue señalado el pasado día 5 de junio por el mandatario boliviano, Evo Morales, quien aseguró que expulsaría de su país a la USAID si seguía dando un apoyo encubierto a organizaciones que buscan desestabilizar a su Gobierno. Con mucha razón.

En el 2002, el norteamericano Feierstein fungió de estratega en la campaña electoral del ex presidente boliviano Gonzalo “Goni” Sánchez de Lozada y su Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR).

“Goni” fue quien ordenó la masacre sangrienta, que causó la muerte de 67 personas y heridas a unas 400, casi todas civiles, durante la denominada Guerra del gas, en octubre del 2003.

Forzado a renunciar, el presidente asesino se refugió en Estados Unidos, donde recibió la protección de George W. Bush y su mafia, quienes habían organizado su ascensión a la Presidencia con la ayuda de la tropa de Feierstein.

El Gobierno boliviano ha exigido en reiteradas ocasiones ante la administración de EE.UU. la extradición de Sánchez de Lozada para que enfrente la justicia por genocidio. Una solicitud que, como es perfectamente usual en el caso de las amistades criminales que mantienen, ha sido ignorada tanto por Bush como por su sucesor Obama.

Greenberg Quinlan Rosner “proporcionó estudios de opinión (encuestas y grupos focales), producción de medios (televisión y anuncios de radio) y asesoramiento estratégico sobre los elementos de campaña como debates, programación, la orientación y la investigación”, explica la firma en su sitio web.

Entre los “especialistas” que participaron “en el esfuerzo” se encontraba el asesor político israelí Tal Silberstein, confiesa.

De acuerdo con una valoración publicada por la revista especializada Covert Action sobre la intervención de Greenberg Quinlan Rosner en Bolivia, la tarea de la firma estadounidense fue esencialmente convencer al público de que el país iba “a sumergirse en el caos si no se elegía al candidato presidencial con apoyo de Bush”.

En el momento de su designación por Obama como el más alto responsable de la USAID para América Latina, Feierstein seguía como vicepresidente de la firma de marketing político y sondeo que hizo elegir al “Goni” en el 2002.

Su currículo, sin embargo, presenta otras manchas, algunas aún más difíciles de lavar a pesar de su peritaje en materia de detergente político.

EN NICARAGUA DIRIGIÓ LA CAMPAÑA SUCIA DE LA NED

Feierstein fue señalado en los años 90 como “gerente de proyecto” en Nicaragua en la operación sucia realizada por la National Endowment for Democracy (NED), subsidiaria de la USAID, para derrocar a los sandinistas.

Fue luego director para América Latina y el Caribe del Instituto Democrático Nacional, otro instrumento de injerencia imperial subvencionado por la USAID, que actúa paralelamente al Instituto Nacional Republicano en distintas operaciones de desestabilización.

La administración de William Clinton confió de forma cabal en él para designarle asesor especial del embajador estadounidense en la Organización de los Estados Americanos (OEA), una tarea asociada al Departamento de Estado, que exige referencias demasiado específicas.

De este puesto estratégico, cuando se habla de la geopolítica continental, pasó a la USAID, en la cual se le otorgó la responsabilidad de la Oficina de Elecciones Globales, otro mecanismo de manipulación de la opinión.

Graduado de la Fletcher School of Law and Diplomacy, Feierstein también se ha distinguido como “periodista” al redactar análisis —a veces en el New York Times— de una indiscutible sutileza, al término de los cuales los enemigos del poder hegemónico de Estados Unidos, aparecen predestinados a la derrota.

En Venezuela, Feierstein dirigió numerosos sondeos de opinión, siempre por cuenta de uno u otro fondo del Departamento de Estado, con evidentes fines propagandísticos. En uno de sus aparentemente brillantes análisis logró destacar que Hugo Chávez es en extremo popular entre sus partidarios¼ que, sin embargo, se sienten “incómodos con él”. (sic)

La sección América Latina del sitio web de Greenberg Quinlan Rosner hace referencia a “aportes” de la firma en “campañas victoriosas”, como la del presidente Manuel Zelaya, de Honduras.

Sin embargo, al analizar el golpe de Estado hondureño, Feierstein pretende lamentarlo de singular manera: “El rechazo de la comunidad internacional al golpe refleja las opiniones de la mayoría de los hondureños”, dijo. “Mel Zelaya no debería haber sido destituido del poder por la fuerza”.

Feierstein, asegura la publicidad de su firma, “ha supervisado investigaciones sobre la opinión pública en más de 30 países, en los cuales ha adquirido un gran entendimiento de los puntos de vista de pueblos en todo el mundo sobre una variedad de temas”. De esto no hay duda.

“Expulsamos al embajador de Estados Unidos, a la DEA”, dijo Evo Morales al denunciar a la agencia estadounidense y su nuevo capo para América Latina y el Caribe. “Si la USAID sigue trabajando así, no me va a temblar la mano para expulsarla, porque somos dignos, soberanos y no vamos a permitir ninguna injerencia”, agregó.

Feirstein ocupará el puesto que abandonó en noviembre del 2007 el funcionario corrupto Adolfo Franco, forzado a presentar su renuncia de esta organización, cuando la General Accountability Office (GAO) descubrió un mecanismo de fraude sistemático en las cuentas de grupos vinculados a la mafia cubanoamericana que subsidiaba.

Franco fue sustituido entonces por el ex directivo mafioso de la Fundación Nacional Cubano Americano (FNCA) José R. Cárdenas, alias “Pepe”, quien fue contratado en julio del 2009 por la dictadura hondureña de Roberto Micheletti para “mejorar su imagen” en Washington.

El presidente Obama, por su parte, proclamó su esperanza de que sea ratificada la designación del personaje, felicitándose de que haya “escogido dedicar su talento para servir al pueblo americano en este momento importante de nuestro país”.

“Espero trabajar con él en los próximos meses y años”, añadió el mandatario del “Cambio”.

Be Sociable, Share!

the attachments to this post:


usaid $


Comments are closed.

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin