Letras urgentes para el rodriguista Pedro Marín Hernández

Por José M. Carrera

pedro marin - HonguitoQuerido Pedro Marín, “Honguito”, la huella de tu entrega desinteresada a los pueblos de Cuba y Nicaragua y en especial de nuestro pueblo chileno no será olvidada, tu ejemplo de médico, rodriguista y revolucionario no se borrará jamás. Estarás siempre presente, sobre todo en la generación de estudiantes de medicina becados en Cuba de los años 70, en los internacionalistas, en tus hermanos sandinistas y los combatientes del FPMR.

 

Letras urgentes para el rodriguista Pedro Marín Hernández

Por José M. Carrera

Hoy seis de diciembre, de repente, como suceden los hechos de la vida, a través de una llamada, llegó la noticia de tu muerte querido “Honguito”; la muerte, sí, esa misma que te rondó tantas veces durante la dictadura y no te pudo atrapar. Falleció el “Honguito Marín” repetían los mensajes tristes de tantos compañeros y compañeras, que te conocieron en vida.

Pedro Raúl Marín Hernández, médico cirujano. Fue parte de la generación de estudiantes becados por la revolución cubana para estudiar medicina, durante el gobierno del Presidente Salvador Allende. Viajó a Cuba el año 1972 en el primer contingente de esos jóvenes chilenos.

Cómo nos reíamos de tus gracias y simpatía en esa época de estudiantes en la Escuela de Medicina y en los hospitales de La Habana. Pero el asesino Golpe de Estado de los militares y la derecha en Chile, cambiaron nuestras vidas ese aciago septiembre del 73.

Con que alegría recibimos la noticia, cuando nos desempeñábamos y preparábamos como militares, de tu decisión de ser médico militar, para participar de esa forma en la lucha contra el régimen terrorista que asolaba Chile.

En Nicaragua, fuiste condecorado con la medalla “Honor al Mérito Militar Soldado de la Patria” entregada en una ceremonia por el Jefe del Ejército de Nicaragua, con motivo del 30 aniversario de la Revolución Popular Sandinista, junto a un numeroso contingente de internacionalistas chilenos. Tu desempeño en los primeros años de esa revolución fue destacado y reconocido por los compañeros sandinistas, sobre todo en las tierras de la Costa Atlántica, cuando eras parte del Ejército Popular Sandinista.

En silencio, como siempre hacías las cosas importantes, tal como nos enseñó el Padre de la Patria cubana José Martí, “En silencio ha tenido que ser, porque hay cosas que para lograrlas han de estar ocultas”. Entraste clandestino a Chile a principios del año 85, en plena dictadura, para ser parte del Frente Patriótico Manuel Rodríguez. Por las tareas revolucionarias que cumplías caíste detenido en enero del 87, acusado de organizar una clínica clandestina como aseguramiento al atentado al tirano Pinochet. Te torturaron salvajemente, pero mantuviste la fidelidad al compromiso que habías asumido, como tantos otros hermanos. El criminal Fiscal Militar Fernando Torres Silva, a pesar de mantenerte incomunicado por mucho tiempo, no sacó palabras de tí. Luego en la cárcel formaste parte de numerosas “huelgas de hambre” de los presos políticos de la época; y en enero del año 90, un par de meses antes que la dictadura cívico militar terminara, aprovechaste el túnel construido por presos políticos rodriguistas y te fugaste, pero ya en la calle, te capturaron de nuevo cuando intentabas cruzar el río Mapocho.

Cuando definitivamente recuperaste la libertad, retomaste tu profesión de médico, te radicaste en el norte de Chile y por la prensa nos llegaban las noticias de que atendías de forma gratuita a una comunidad de pescadores en Antofagasta, como un buen samaritano y que formabas familia.

Tu historia no está escrita todavía, estas son solo respetuosas letras urgentes y a la rápida, mereces mucho más, igual que tantos compañeros que enfrentaron a la dictadura con las armas de la dignidad.

Querido Pedro Marín, “Honguito”, la huella de tu entrega desinteresada a los pueblos de Cuba y Nicaragua y en especial de nuestro pueblo chileno no será olvidada, tu ejemplo de médico, rodriguista y revolucionario no se borrará jamás. Estarás siempre presente, sobre todo en la generación de estudiantes de medicina becados en Cuba de los años 70, en los internacionalistas, en tus hermanos sandinistas y los combatientes del FPMR.

¡Hasta siempre compañero Pedro Marín!

Construyamos un Chile Digno

Be Sociable, Share!

Comments are closed.

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin