Alí Rodríguez: “Fidel tiene toda la razón”

Rosa Miriam Elizalde

No es fantasioso pensar que, de producirse el conflicto de la proporción que alerta Fidel, que puede convertirse en guerra nuclear- se agudizaría aún más el conflicto histórico de EEUU con Venezuela. Intentaría con más urgencia que nunca paralizar el proceso revolucionario, ocupar las fuentes de petróleo del país para poder garantizar los abastecimientos que mueven la gran panoplia militar. Esta se mueve todavía con petróleo a pesar de que ya hay submarinos que utilizan la energía nuclear, en general los aviones y la flota naval se mueve con petróleo. De modo que Venezuela entraría también, por ley de gravedad, en ese juego.

Alí Rodríguez: “Fidel tiene toda la razón”

Rosa Miriam Elizalde (Tomado de Cubadebate)

Pocos conocen de petróleo y del mundo árabe como Alí Rodríguez Araque, ministro de Energía Eléctrica de Venezuela y quien fuera secretario general y presidente de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Pocos han tratado y estudiado el pensamiento de Fidel Castro como Alí, uno de los líderes históricos de la guerrilla venezolana y por años, embajador de Venezuela en Cuba, antes de regresar a Caracas para asumir altísimas responsabilidades en la dirección del gobierno y del Partido Socialista Unido de Venezuela. “Uno de los mejores cuadros de la Revolución bolivariana, el más honesto, el más estudioso”, lo llamaría el Presidente Hugo Chávez.

De modo que es un pecado de leso periodismo tenerlo delante en Caracas y no preguntarle sobre los temas que ha reflexionado Fidel en las últimas semanas, advirtiendo el panorama apocalíptico que sobrevendría tras una agresión de Estados Unidos e Israel contra Irán, que parece ineludible de acuerdo con las informaciones que llegan cada día. No más esbozar el tema, Alí advierte categórico: “Fidel tiene toda la razón”.

NO ES PARANOIA

¿Por qué Estados Unidos hostiga de tal modo a Irán, justo ahora?

-En el contexto económico de una crisis de enorme envergadura, Estados Unidos se ha empleado a fondo en una política muy agresiva a escala global. No se trata solo del despliegue de una flota posicionada contra Irán para un ataque  a ese país; no se trata solo de hostigar a Corea del Norte. Mira aquí mismo lo que está ocurriendo, en Costa Rica, donde están desplegando una fortaleza militar, con más de 40 navíos, incluyendo un portaaviones y más de 7000 soldados, supuestamente para combatir el narcotráfico. Tal despliegue es inaudito, como matar una mosca con una bomba nuclear, cuando la solución al problema del narcotráfico está dentro de los propios EEUU.

La sociedad norteamericana es el principal mercado de estupefacientes del mundo. Es bien sabido, sobre todo en el ámbito capitalista, que donde no hay oferta no hay demanda. Nadie va a producir nada que no tenga mercado. Ese mercado está en EEUU y el gran proveedor es Colombia. Venezuela se encuentra dentro de esa realidad y ahora es blanco de una campaña en la que se le acusa de ser puente para el narcotráfico, pero los grandes agentes activos de este fenómeno, Estados Unidos y Colombia, están muy lejos de resolver este problema. Al contrario, se les agrava. Y en el caso de EEUU, es un gran factor contaminante. Dondequiera que llegan, lo desencadenan aún más -y me leí ayer mismo un artículo al respecto-. ¿Qué impacto va a tener en Costa Rica la presencia de tropas norteamericanas en el consumo de drogas? Veremos.

-El gran pretexto ahora es que Irán tiene capacidad para producir armas nucleares, cosa que ha negado reiteradamente…

-Así como se esgrime el pretexto de que Venezuela es puente para el narcotráfico, han estigmatizado a Irán como una “gran amenaza”, como un país que tiene el dominio del arma nuclear. Sin embargo, Irán, insistentemente, ha declarado que no está tras ese objetivo, que lo que busca es generar electricidad a través de la generación de energía nuclear. Nosotros también hemos pensado en instalar capacidades de energía nuclear en Venezuela, por la propia realidad y por la propia estructura de nuestras capacidades de generación en el país.

Pero no hay dudas de que todos los pretextos tienen que ver con la propia situación interna, particularmente la crisis económica, que están viviendo las grandes potencias. Cecil Rhodes en el siglo XIX explicó muy bien qué hacer en estos casos y es lo que estamos viendo ahora. En Inglaterra, donde surgieron los grandes conflictos sociales con los trabajadores ingleses, producto de la sobrexplotación de que eran víctimas, Rhodes fue uno de los grandes diseñadores de las políticas imperiales. Dijo que la única manera de evitar que ocurriera una Revolución en Inglaterra, era trasladar el conflicto social hacia el exterior. Por ahí empezó la política de expansión inglesa hacia grandes territorios de Asia y África.

Ahora la situación es diferente, pero la esencia del imperialismo sigue siendo la misma y en consecuencia buscan resolver sus problemas internos a través de la guerra. Eso fue lo que llevó a Hitler y a la burguesía alemana a la guerra, como había ocurrido ya durante la Primera Guerra Mundial.

-¿Qué consecuencias puede traer a Venezuela, por ejemplo, una guerra en el Golfo Pérsico?

-Un conflicto de esas magnitudes en el Golfo Pérsico, abarcaría la península arábica también. Es bien conocido que un altísimo porcentaje del petróleo que se mueve en el mundo lo hace a través del Golfo Pérsico y lo provee la península arábica. Una guerra paralizaría ese tráfico. Venezuela es una gran proveedora -México ha descendido enormemente su producción; Brasil ha aumentado pero no se ha desarrollado todavía a grandes niveles-.

No es fantasioso pensar que, de producirse el conflicto de la proporción que alerta Fidel, que puede convertirse en guerra nuclear- se agudizaría aún más el conflicto histórico de EEUU con Venezuela. Intentaría con más urgencia que nunca paralizar el proceso revolucionario, ocupar las fuentes de petróleo del país para poder garantizar los abastecimientos que mueven la gran panoplia militar. Esta se mueve todavía con petróleo a pesar de que ya hay submarinos que utilizan la energía nuclear, en general los aviones y la flota naval se mueve con petróleo. De modo que Venezuela entraría también, por ley de gravedad, en ese juego.

-Algunos han subestimado las advertencias de Fidel. ¿Usted que cree?

-Si alguien está lejos de ser paranoico frente a esta realidad es Fidel, a pesar de que tendría muchas razones para serlo, después de 600 planes de atentados contra su vida. Fidel tiene una vastísima experiencia y un gran tino en sus apreciaciones, que le ha permitido a la Revolución cubana sortear momentos dificilísimos que todos conocemos. Así que cuando Fidel hace una advertencia, es porque tiene todo los elementos para ello, aparte del análisis de lo que cualquiera puede observar y puede estudiar. No creo que lo haya advertido por capricho, sino, como él mismo lo dice, producto de la lógica en el análisis de los problemas políticos y en este caso de los escenarios geopolíticos.

-Usted que lo trató tanto en Cuba y lo conoce desde hace muchos años, ¿cómo percibió las más recientes presentaciones públicas de Fidel?

-Es sorprendente la capacidad de recuperación que tiene y ha demostrado, físicamente y también intelectualmente. Y a todos nos alegra mucho, por supuesto.

SACAMOS LA ELECTRICIDAD DE TERAPIA INTENSIVA

-¿Se puede afirmar que la crisis de generación eléctrica que vivió su país a comienzos de este año ha sido superada?

-Yo diría que la sacamos de terapia intensiva. El grueso de la electricidad del país se obtiene por generación hidráulica, localizada fundamentalmente en el sur de país. Representa más del 70 por ciento de la capacidad eléctrica que se consume en Venezuela. Con el fenómeno de El Niño -tuvimos el verano más prolongado de los últimos 50 años-, la capacidad de embalse fue cayendo a un nivel de 240 metros, cuando el nivel deseable es de 271 metros sobre el nivel del mar, lo que nos llevó a una situación de racionamiento extremo.

Por otro lado, las inversiones en este sector de generación eran insuficientes, a pesar de que en la última década se había invertido más en termogeneración que nunca en Venezuela. Pero aún así, ha sido insuficiente. Unido a eso, en Venezuela padecemos del mal del rentismo, sin una cultura de mantenimiento. Sobre todo en la generación térmica contábamos con un importante bloque de máquinas para producir electricidad, pero estaban indisponibles, bien porque requerían rehabilitación, o porque necesitaban un mantenimiento mayor.

Debido a esta situación, dictamos un decreto de emergencia y aplicamos una política de racionamiento eléctrico. En el momento en que yo llegué al Ministerio, había problemas de apagones inesperados, con muchas molestias para la población, y hubo que instrumentar una política de racionamiento de la electricidad. A partir de la política de apagones anunciados previamente, la situación reactiva de la población mejoró notablemente. Se pudo estructurar mejor todo el sistema de generación de electricidad en determinados horarios, pero aún así significó una molestia para la población.

-¿Qué política siguió Venezuela para superar la crisis energética?

-La política que hemos aplicado ha ido en dos grandes direcciones: primero, incrementar la capacidad de generación térmica, acelerar los procesos de generación hidráulica y ahora tenemos un plan de incrementar agresivamente la generación eólica. Por otra parte, insistimos en una política de ahorro.

Por ejemplo, los primeros estudios que hemos hecho sobre la generación eólica, reportan que Venezuela tiene un potencial de 20 000 megavatios y el 50 por ciento de ese potencial está concentrado en La Guajira, con características extraordinarias porque la velocidad del viento es bastante uniforme y la direccionalidad del viento es igualmente uniforme. De manera que se pueden alcanzar rendimientos por encima del 65 por ciento, en comparación con Europa que es del 25 por ciento.  Así que hay un plan para avanzar en esta dirección.

-¿Terminaron los apagones?

-Todavía hay zonas del país que padecen apagones como consecuencia de los problemas en el parque de la generación térmica que te mencioné, además de los que existen en las subestaciones y en particular, en los transformadores, con líneas sobrecargadas.  Ahora estamos resolviendo un problema del río Caroní, que nos proporciona un gran bloque de energía, pero tiene puntos  donde se forman cuellos de botella. Estamos ampliando esa red para mejorar la transmisión de energía y evitar la sobrecarga en las líneas y en los transformadores.  Tenemos un plan que se elaboró minuciosamente. Por ejemplo, en la transmisión se elaboraron 16 proyectos importantes, y en el caso de la distribución, más de 700  proyectos.

Las inversiones que exige el sistema de generación venezolano son muy cuantiosas. Este año se incrementará la generación en 5 000 megavatios y para el 2015, por encima de los 15 000 megavatios.  El promedio actual para generar 1000 megavatios está en el orden de los  mil millones de dólares.  Por tanto, ha se ha progresado en las inversiones para aumentar la generación, y en el caso de la transmisión y distribución, se han invertido cerca de 3 mil millones de dólares.

-¿Entonces, se superó la crisis?

-La crisis aguda se superó, pero la emergencia no se ha superado. Ahora estamos viviendo un proceso de recuperación de la presa de El Guri, la más grande del país que genera el 62 por ciento de la electricidad, Recuperamos 20 máquinas y tenemos otras 6 en recuperación, y mejoramos las líneas de transmisión.

-¿Y el ahorro?

-Como te dije, la segunda línea en la que hemos estado trabajando es en la política de concientización en cuanto al ahorro y eficiencia energética. Hay que decir que la respuesta de la población ha sido muy positiva. A pesar de que suspendimos el racionamiento de la electricidad, se ha mantenido un nivel importante de reducción del consumo. Hay todavía derroche, pero estamos aplicando políticas en cuanto a los equipos que se importan, estimulando la inversión en equipos de alto rendimiento, para en este orden también ir moderando el exceso o el consumo improductivo de la electricidad. Es decir que el incremento de la generación y el ahorro de energía, han ido dando resultados positivos, pero por supuesto todavía queda mucho por hacer. Sacamos al paciente de terapia intensiva, pero todavía está bajo observación.

Be Sociable, Share!

the attachments to this post:


Venezuelan boy


Comments are closed.

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin