La última batalla de las isapres

Darío Zambra B.  (Tomado de La Nación )

Un plan de salud puede costarle a una mujer nueve veces más caro que a un hombre. Y un adulto mayor puede terminar pagando 14 veces por un mismo plan que un joven. Esa es la forma en que las isapres compensan los riesgos de su seguro. Sin embargo, algunos afiliados han denunciado que la norma que crea ese mecanismo es discriminatoria. Y el tribunal está ad portas de decidir el futuro de esa controvertida tabla.

La última batalla de las isapres

Darío Zambra B.  (Tomado de La Nación )

Un plan de salud puede costarle a una mujer nueve veces más caro que a un hombre. Y un adulto mayor puede terminar pagando 14 veces por un mismo plan que un joven. Esa es la forma en que las isapres compensan los riesgos de su seguro. Sin embargo, algunos afiliados han denunciado que la norma que crea ese mecanismo es discriminatoria. Y el tribunal está ad portas de decidir el futuro de esa controvertida tabla.

Si un hombre de 30 años, sin hijos, decide afiliarse a una isapre, por lo general comienza pagando alrededor de 2 UF, unos $42.300 pesos de hoy, que es más o menos el precio base de un plan de salud.

Sin embargo, si la isapre aplica cada año un alza de 5% en el precio de ese plan y si se aplicaran todos los ajustes por edad que considera el actual sistema, a los 65 años esa misma persona podría terminar pagando hasta 140 UF mensuales, casi tres millones de pesos.

Esto significa que en 35 años su plan privado de salud puede ser hasta 70 veces más caro. Es un caso extremo, pero que puede darse en la realidad.

Ese cálculo lo realizó el abogado Pedro Barría, quien hasta hace algunos años lideraba la Asociación de Usuarios de Isapres. Y lo hizo para demostrar cómo en Chile las aseguradoras de salud le cobran más caro a sus afiliados mientras más viejos son.

Es decir, que los planes de los jóvenes son mucho más baratos que los de los adultos mayores. Lo mismo ocurre con el género: para una mujer es mucho más caro afiliarse a una isapre que para un hombre.

Son los efectos de la polémica tabla de factores, el mecanismo a través del cual las isapres ajustan el seguro de salud de acuerdo al riesgo de la persona y que podría tener sus días contados.

El Tribunal Constitucional (TC) se encuentra ad portas de emitir un fallo en que podría declarar inconstitucional la norma que da origen a esta tabla de factores.

Y las isapres están inquietas. Se han conocido cuatro sentencias de casos de personas que han denunciado ante el mismo TC que esa norma, el artículo 38 ter de la Ley de Isapres, por discriminatoria y el tribunal les ha dado la razón. Uno de principales argumentos que se han dado es la no discriminación ante la ley.

Esa es la razón por al cual las compañías del sector han encendido las alarmas e incluso han asegurado que si la decisión del tribunal fuera adversa, sería el fin del sistema tal como hoy se conoce. Si eso ocurriera, han advertido, tres de cada cuatro de sus afiliados sufrirían alzas en sus planes de salud.

2.500 TABLAS EN OFERTA

Quizás muchas personas desconozcan la controvertida tabla, pero es fácil encontrarla en los contratos que se firman al momento de afiliarse a una isapre. No siempre estuvo ahí. Desde su creación en 1981 hasta mediados de los ‘90, las isapres fijaron sus precios sin regulación alguna.

Recién la reforma de 1995 estableció que las alzas se realizarían en base a una tabla de dos factores: el sexo y la edad. Sin embargo, sólo dos años después las isapres fueron obligadas a explicitar esa tabla en los contratos.

El ex superintendente de Salud Manuel Inostroza explica que se dio una situación particular: “Como las tablas podían tener la estructura y los precios de los factores que la isapre quería, no había límites y al año 2003 había más de 2.500 tablas de factores distintas en el mercado. Prácticamente cada plan de salud tenía su propia tabla. Había una que llegó a tener como dos mil”, cuenta.

Tras la reforma al sistema de isapres en 2005, se llegó al esquema actual: siete tablas de factores, dos por cada isapre. Lo más relevante para los usuarios fue que se establecía un límite para los factores en los que se basan las alzas: que la brecha máxima de precios entre los planes de jóvenes y adultos mayores sería de 14 veces y entre hombres y mujeres, de nueve veces.

MUJERES Y VIEJOS

En esa tabla, quienes tienen los factores de riesgo más altos son las personas de la tercera edad y las mujeres en edad fértil. Por el contrario, los niños y jóvenes de entre 10 y 20 años y los hombres menores de 40 años son quienes tienen los factores de riesgo más bajos.

Por ejemplo, si se toma como referencia un plan de salud con un precio base de $42.000, ese monto es lo que paga mensualmente un hombre de 35 años, soltero y sin hijos.

Sin embargo, una mujer de la misma edad es considerada por la isapre como de mayor riesgo y se le asigna factor de 3,3 en la tabla, paga $138.600 por un plan idéntico.

Para un hombre de 80 años -edad en la que sus ingresos son bastante inferiores a los de un trabajador- el mismo seguro, al que se le aplica un factor de 4,7, bordea los $200.000.

Eso sin considerar las alzas en los precios de los planes que aplican cada año las empresas y el incremento de la UF según la inflación.

Para Pedro Barría, lo que allí se comete es un abuso en contra de los usuarios. Siguiendo el ejemplo del cálculo inicial, “ese monto de 140 UF es 70 veces más caro que el precio inicial y es difícil pensar que ese afiliado tenga un riesgo 70 veces superior al que tenía en un comienzo. Es un tremendo abuso. Lo más probable es que cuando ese plan vaya en $500 mil, el afiliado se vea obligado a irse a Fonasa por incapacidad de pago. Un seguro de salud tiene que brindar lo que su nombre indica: seguridad. Pero no es un seguro si el afiliado sólo sabe el precio que va a comenzar pagando, pero no cuánto pagará a los 60 años. Si bien sabe los factores de edad, desconoce cuánto la isapre reajustará año a año el precio base de su plan”, plantea el abogado.

“La tabla de factores ha sido una burla, una discriminación y el país ha sido cómplice de esa violación de los derechos de las personas. Hay mujeres que durante 20 años han tenido que pagar sobreprecios inaceptables, ya que por ser madres y estar en edad fértil han pagado hasta un 600% más que los hombres. O de hombres que cotizaron desde jóvenes, pero que cuando llegan a viejos y necesitan la isapre, ésta los expulsa. Ésta ha sido una situación vergonzosa que tiene que terminar”, sostiene el senador PPD Guido Girardi.

DENUNCIAS ANTE EL TC

Esa discriminación fue denunciada ante el TC por varios usuarios en forma personal y de manera reiterada. Por eso el tribunal decidió estudiar el tema en forma general y su fallo podría conocerse dentro de este mes, antes de que se retire el ministro José Luis Cea.

Se desconoce si finalmente terminará con la norma que origina a la tabla de factores. Sin embargo, los cambios en el sistema se producirán de todos modos.

El director del Instituto Salud y Futuro de la Universidad Andrés Bello, Héctor Sánchez, asegura que si el TC considera que la norma no es anticonstitucional, “igual desaparecerán las tablas, pero por razones políticas. El tema ya se instaló a nivel de la opinión pública y el Parlamento lo terminará haciendo. Tendremos una nueva ley de isapres. Pero eliminar totalmente la prima ajustada por riesgo en el caso de los seguros individuales es una locura”.

El gobierno ya decidió adelantarse a un eventual fallo del TC y anunció que está elaborando una ley corta de isapres 2.

El superintendente de Salud, Vitto Sciaraffia, ha señalado que se buscará un mecanismo para disminuir las brechas entre hombres y mujeres y entre jóvenes y adultos mayores y que se detendría el crecimiento de la tabla de factores a los 65 años.

LND se contactó con el superintendente para obtener más detalles de la propuesta, pero sus asesores se excusaron de hablar debido a problemas de agenda.

Manuel Inosotroza sostiene que, en caso de que el TC no derogara el polémico artículo, “la reforma que está planteando la superintendencia tiene viabilidad técnica, pero no así política. Pero sí lo elimina, no tiene viabilidad técnica. Y eso deja en mal pie a la superintendencia. Si se mantiene bajo la lógica de la discriminación por factores de riesgo, ninguna tabla sería válida. Es un camino extraño. Por lo demás, es la misma postura de la Asociación de Isapres”.

NUEVAS FÓRMULAS

Sin embargo, en los últimos días el gobierno se ha allanado a buscar nuevas vías y el ministro de Salud, Jaime Mañalich, aseguró que estudiará las propuestas de la moción que presentó la semana el diputado DC Jorge Burgos, iniciativa que fue patrocinada también por otros parlamentarios de la oposición.

En la propuesta de los diputados de la Concertación -que contó con la asesoría del ex superintendente Inostroza y del ex fiscal de la superintendencia de Salud, Ulises Nancuante- se plantea reformular el sistema de isapres y avanzar hacia un esquema con un plan de salud común, sin preexistencias ni cautividad y donde el precio de los planes no se reajuste a base de riesgos que hagan distinción entre hombres y mujeres ni entre jóvenes y viejos.

Además, se propone la creación de un fondo de compensación de riesgos global.

Con un esquema de ese tipo, bajarían los precios de los afiliados más riesgosos, pero al mismo tiempo, según Héctor Sánchez, “provocará aumentos de precio a los hombres y a la población joven y una migración a Fonasa de entre 480.000 a 650.000 cotizantes de menor riesgo”.

Sin embargo, Inostroza asegura que con esa tarifa plana “el sistema de salud se transforma en una especie de cuenta de ahorro: una persona podría estar dispuesta a pagar un poco más, pero a cuenta de que cuando envejezcas sigas pagando lo mismo que las personas jóvenes y no como hoy, que puedes llegar a pagar cuatro o cinco veces más cuando eres adulto mayor y tienes menos ingresos que cuando eres joven”.

En la Asociación de Isapres no quisieron hablar con LND. En esta batalla, el gremio se ha mantenido menos enfático que en otras oportunidades, pero los ejecutivos de las empresas del sector si han alzado fuerte su voz.

El presidente de la asociación, Eduardo Aninat, apenas se ha referido al tema. Sí fue claro en una audiencia ante el TC en la que aseguró que con el fin de la tabla de factores, tres de cada cuatro de sus afiliados sufrirían alzas en sus planes de salud.

Imagen

Be Sociable, Share!

the attachments to this post:


abusos_isapres


Comments are closed.

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin